Guiar en Buenos Aires

Barrio de la Boca

Buenos Aires es atrapante, vertiginosa, cosmopolita, a veces fantasiosa. Por momentos sentimos estar en Europa y al instante sabemos que estamos en la Capital de este hermoso pa铆s, Argentina. La Ciudad est谩 dividida en 48 barrios con sus grandes diferencias y contrastes. Hoy voy a escribir sobre uno de los m谩s antiguos: La Boca. Barrio de historias pintorescas, de gente de trabajo y solidaria. Comenz贸 a ser un barrio hace 150 a帽os, con la creaci贸n el Juzgado de Paz, que naci贸 de prestado,聽 porque no ten铆a un local, as铆 es que funcion贸 en el Corral贸n de Casares.

El barrio se llama “La Boca” porque se ubica en la desembocadura del Riachuelo, en el R铆o de la Plata, al sudeste de Buenos Aires.

Es donde explota el color y se caracteriza por ser uno de los puntos tur铆sticos m谩s importantes de Buenos Aires. Algunos historiadores coinciden en que La Boca es el lugar en donde Don Pedro de Mendoza fund贸 la Ciudad de Santa Mar铆a de Buenos Aires, en 1536. Otros dicen que fue entre La Boca del Riachuelo y el Parque Lezama.

Durante muchos a帽os La Boca fue el puerto natural y 煤nico de Buenos Aires, pero debido a problemas tales como la poca profundidad de las aguas y los bancos de arena, el puerto se traslad贸 un poco m谩s al norte de la ciudad. Una imagen emblem谩tica y reconocida es el Puente Transbordador de La Boca Nicol谩s Avellaneda聽 inaugurado en 1914. Conecta La Boca con la Isla Maciel. Este puente permit铆a el cruce de personas, carros y el tranv铆a que atravesaba el Riachuelo montado en la barcaza. Funcion贸 hasta 1960.

A fines del siglo XIX comenzaron a instalarse all铆 gran parte de los inmigrantes que arribaban a nuestro pa铆s, con preponderancia聽 los italianos y m谩s espec铆ficamente los genoveses. Hab铆a tantos italianos all铆, que en 1882 un grupo de genoveses firm贸 un acta donde declaraban la “Rep煤blica de La Boca” incluso izaron la bandera de G茅nova. El entonces Presidente Julio Argentino Roca hizo quitar tal bandera y puso fin al conflicto.

Hablaban el dialecto xeneize, dialecto de los genoveses, como si estuvieran en su tierra. Cuenta la historia, que en las escuelas las maestras ten铆an problemas de comunicaci贸n con los ni帽os, ya que estos hablaban solo dicho dialecto.

La Boca es un barrio cargado de pasiones. Por sus calles se escucha el tango, esa m煤sica nost谩lgica, sentimiento que seguramente aquellos inmigrantes que llegaron a finales del siglo XIX 聽sent铆an recordando su tierra natal. Tambi茅n, all铆 han nacido cantores, m煤sicos, poetas y artistas pl谩sticos. Uno de los m谩s grandes referentes es Benito Quinquela Martin; quien ten铆a una gran virtud que era pintar su ambiente, su entorno, su barrio. Hoy, los argentinos podemos disfrutar de su museo, creado en 1938 , que fuera su casa y su atelier. Posee una importante colecci贸n de obras de arte argentino figurativo de fines del siglo XIX hasta nuestros d铆as.

All铆 se encuentran representados todos los artistas de la Rep煤blica, sin olvidar a los precursores e iniciadores de las artes pl谩sticas en el pa铆s, y a los artistas boquenses. Tiene amplias salas donde se exhibe el patrimonio junto a exposiciones temporarias. Una terraza de esculturas y una sala de Mascarones de Proa, con una de las colecciones m谩s importantes de Latinoam茅rica.

En cuanto a la arquitectura del barrio tiene casas de madera y chapa de zinc, con balcones de hierro, pintadas de muchos colores, que seg煤n cuenta la historia, los marineros o personas que trabajaban en el puerto, se llevaban los restos o sobrantes de pintura de los barcos para pintar sus casas y protegerlas de las inclemencias del tiempo.

CAMINITO聽

Sin ninguna duda, al ir a la Boca tenemos que visitar la Calle Museo CAMINITO que con sus 150 metros es uno de los 10 lugares m谩s fotografiados del mundo, visitado por todos los turistas que llegan a nuestra ciudad. Es un museo a cielo abierto que lleva su nombre en homenaje al tango Caminito, compuesto por Juan de Dios Filiberto y Gabino Cora Pe帽aloza. Fue una iniciativa de Quinquela para convertir este pasaje, sin zaguanes ni veredas, en una calle alegre llena de vida y color.

As铆 se fueron adosando a las paredes de los edificios bajorrelieves y mosaicos de artistas tradicionales que, con sus obras, estatuas, frisos y plazas, dieron origen a este museo al aire libre que se inaugur贸 el 18 de octubre de 1959 con incesantes estallidos de bombas.

LA BOMBONERA聽

Otro lugar emblem谩tico del barrio es el Estadio de Boca Juniors, conocido como 鈥淟a Bombonera鈥 debido a que el primer estadio ten铆a una forma de cajas de bombones con pisos superpuestos.
Fue fundado en 1905 en la plaza Sol铆s por un grupo de j贸venes italianos entusiastas y habitantes del barrio. Necesitaban ponerle colores a su camiseta para distinguirla, as铆 es que le encargaron a uno de de los trabajadores en el puerto que eligiera los colores de la bandera del primer barco que ingresara al puerto y fue un barco de origen sueco聽 el que ingres贸. As铆 surgieron el azul y amarillo que caracterizan al equipo.
El estadio se inauguro en 1940 y tiene una capacidad de 60.000 espectadores.
En su fachada exterior se destacan los murales realizados por los artistas pl谩sticos P茅rez Celis y R贸mulo Maccio. En el interior da la bienvenida un gran mural de Benito Quinquela Martin.

ARTE CALLEJERO

Barrio de inspiraci贸n y semillero de artistas pl谩sticos. En los a帽os 2016 y 2017 se han pintado mas 7000 mts2 de murales que se han realizado entre vecinos, artistas pl谩sticos nacionales y extranjeros, entre ellos alumnos del Instituto William Morris. Tambi茅n vinieron muralistas de Alemania, Irlanda, M茅xico, Per煤 y Reino Unido y artistas como Mart铆n Ron y Alfredo Segatori.

Todos los murales representan temas relacionados con la identidad de La Boca; algunos son abstractos, otros retratan personajes del barrio y otros abordan con humor escenas incluidas a su tradici贸n, como el f煤tbol y los asados.

Sin duda es un barrio que se puede visitar una y otra vez, descubrir su pasado junto a sus leyendas y vivenciar su magia ligada al f煤tbol, el tango y la cultura bien propia porte帽a.

聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽Lic. Malvina G贸mez. Gu铆a de Turismo Buenos Aires聽

 

聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽 聽