Relato en primera persona

Cuando Mar del Plata se convierte en arte

Por Marcelo Pérez Peláez, fotógrafo Mar del Plata

Mar del Plata es una de las principales ciudades turísticas de Argentina y está caracterizada por sus condiciones naturales, arquitectónicas y humanas, que son fuente de inspiración para generar arte. Sus 47 kilómetros de costa, mar, sierras y laguna, sumados a su particular arquitectura y clima marítimo son musas importantes para la creación.

En ese sentido, el Centro Cultural Fares Taie ofrece desde la web la posibilidad de mirar, leer y escuchar. En la actualidad, su plataforma expone artistas de la ciudad marplatense que quieran mostrar sus obras, una interesante manera de hacer turismo cultural desde un dispositivo tecnol√≥gico. De este modo, escritores, pintores, fot√≥grafos y m√ļsicos son parte del relato de la historia contempor√°nea, pero tambi√©n un aporte al archivo del futuro de una humanidad, que, desde el arte y la cultura, busca trascendencia m√°s all√° de sus d√≠as.

De eso se trata, de conectarnos con el arte de Mar del Plata utilizando la tecnolog√≠a”, expres√≥ Alice Ciribe productora del proyecto que cuenta con el padrinazgo del escritor Felipe Pigna y ha sido declarado de Inter√©s por la Municipalidad del Partido de General Pueyrred√≥n.

Arte Fares Taie es √ļnico en su g√©nero. En una sola plataforma, re√ļne miles de obras pl√°sticas, escult√≥ricas, fotogr√°ficas, literarias y musicales de diversos artistas. Adem√°s, la p√°gina web¬† https://www.artefarestaie.com.ar/¬† es muy amigable y f√°cil de usar. Est√° dividida en tres secciones principales: para mirar, para leer y para escuchar. Se puede buscar en el cat√°logo por la categor√≠a, por el nombre de la obra o por el autor. Por lo tanto, este Centro Cultural Virtual es un proyecto que verdaderamente democratiza el arte, lo saca del espacio privativo del museo para ponerlo al alcance de todos.

Tengo el agrado de poder participar en esta plataforma con una galería de fotos, centradas en los magníficos paisajes de la ciudad, que nos llevan a observar a Mar del Plata desde una óptica cargada de formas y colores, donde la naturaleza se muestra en armonía con la arquitectura de las diversas etapas de urbanización, desde la belle epoque hasta el día de hoy.