Ideal para fin de largo y vacaciones!

Plan familiar: Buenos Aires y un viaje a la tierra de los mastodontes

El hallazgo de restos de animales prehist√≥ricos convirti√≥ al partido de Marcos Paz en un verdadero tesoro paleontol√≥gico. En la reserva ‚ÄúFrancisco P. Moreno‚ÄĚ se pueden observar las huellas que las distintas eras geol√≥gicas, con sus respectivos cambios, dejaron en esta regi√≥n de la Provincia. Se trata de una excelente propuesta para recorrer en familia durante los d√≠as de sol del fin de semana largo y vacaciones de invierno a tan solo 48 km de la capital del pa√≠s.

Proyecto en marcha 

Hace algunos a√Īos, el municipio cre√≥ el proyecto ‚ÄúMarcos Paz, tierra de mastodontes‚ÄĚ, que surgi√≥ cuando comenzaron a encontrarse f√≥siles de este animal que vivi√≥ en la era cuaternaria. ‚ÄúEl lugar era una tosquera, que luego se convirti√≥ en la reserva paleontol√≥gica‚ÄĚ, explic√≥ Victoria L√≥pez, licenciada en Biolog√≠a y directora del Museo de Ciencias Naturales ‚ÄúLucas Kraglievich‚ÄĚ.

En una superficie de 25 mil metros cuadrados, la reserva ‚ÄúFrancisco P. Moreno‚ÄĚ, ubicada sobre el kil√≥metro 48 de la Ruta Nacional 3, presenta m√°s de novecientos tipos de f√≥siles. Los hallazgos que ocurrieron en este predio despertaron gran inter√©s en el √°mbito cient√≠fico.

Los visitantes se muestran asombrados cuando pisan el suelo que tiene ocho mil a√Īos de antig√ľedad. Tambi√©n les resulta atractiva la posibilidad de encontrar f√≥siles durante el recorrido, debido a la importante cantidad que hay en el lugar.

‚ÄúEn una de las visitas, dos nenes de cinco a√Īos hallaron huesos de un gliptodonte -esas mulitas gigantes-¬† que no hab√≠an sido vistos. Los chicos fueron protagonistas porque ayudaron a encontrar este f√≥sil que despu√©s fue extra√≠do‚ÄĚ, record√≥ la especialista.

En el sitio, se descubri√≥ una especie nueva de c√≥ndor prehist√≥rico: el Pampagysps Imperator, emperador de las pampas. Otros de los hallazgos importantes fueron las ostras marinas fosilizadas y, cerca de ellas, los restos milenarios de caballo. Seg√ļn explic√≥ L√≥pez, con las sudestadas el mar llegaba hasta la costa, actualmente parte de la reserva, y depositaba distintos materiales.

‚ÄúLos f√≥siles que se encuentran son llevados al repositorio del museo donde se los cuida, se los clasifica y se los limpia, para luego completar las fichas e ingresarlos al patrimonio paleontol√≥gico y arqueol√≥gico de la provincia de Buenos Aires‚ÄĚ, detall√≥ la directora del museo ‚ÄúLucas Kraglievich‚ÄĚ que se encuentra en la calle Jos√© C. Paz 146. Los invertebrados muy peque√Īos que se logran preservar son muy requeridos por la comunidad cient√≠fica porque generalmente suelen destruirse.

Un itinerario por tiempos prehistóricos

¬†La reserva y el museo invitan a grandes y chicos a hacer un recorrido por las edades de la Tierra y tambi√©n a conocer la megafauna que habit√≥ el territorio provincial hace miles de a√Īos.

La visita por la reserva se realiza con un gu√≠a especializado quien describe los restos hallados mientras relata la cantidad de a√Īos que tiene el terreno sobre el que se est√° caminando. Tambi√©n hay un espacio de interpretaci√≥n con f√≥siles rescatados donde se explica el trabajo que realizan los paleont√≥logos.

El museo, adem√°s de poseer una sala de paleontolog√≠a, cuenta con espacios de astronom√≠a y zoolog√≠a que fueron reacondicionados, este √ļltimo ser√° reinaugurado en el receso invernal. Adem√°s durante las vacaciones se har√°n talleres de preparaci√≥n de f√≥siles y de paleo manualidades.

Marcos Paz atesora una gran riqueza de valor científico inigualable que, como parte del patrimonio bonaerense, permite conocer un poco más sobre el mundo que habitamos e invita a vivir una experiencia extraordinaria entre los restos de nuestros gigantes antepasados.