Turismo rural en Buenos Aires

Destinos de campo para saborear comidas caseras y descubrir pueblos pintorescos

Lugares recónditos y desconocidos para muchos invitan a ampliar experiencias de viaje y a disfrutar paisajes rurales en la provincia de Buenos Aires. 

La Madrid mixtura de historia, cultura y gastronomía  

Edificios oficiales, antiguas instituciones, comercios y puntos de inter√©s permiten viajar en el tiempo a trav√©s del Circuito Peatonal Hist√≥rico de La Madrid, donde cada estaci√≥n tiene una breve rese√Īa sobre la importancia hist√≥rica del lugar.

El Balneario Municipal ‚ÄúEduardo Baraboglia‚ÄĚ, ubicado a tres kil√≥metros de la ciudad, en las orillas del Arroyo Salado, es el patrimonio natural tur√≠stico m√°s destacado del distrito. ‚ÄúEl predio cuenta con un ampl√≠simo parque de esparcimiento y un sector destinado al camping con servicios completos‚ÄĚ, detall√≥ Mar√≠a Ignacia Cort√°zar, coordinadora de Turismo local.

Otro lugar emblem√°tico es el Complejo Cultural ‚ÄúJuan Carlos Pac√≠n‚ÄĚ, donde se fusionan diferentes ramas de la cultura, con su biblioteca, el Museo Regional Arqueol√≥gico e Hist√≥rico, y el Museo de Bellas Artes ‚ÄúAbel Bruno Versacci‚ÄĚ.

Durante el recorrido por la ciudad, resulta imperdible visitar la Casona Laplacette para sumergirse en los inicios del pueblo. All√≠ vivieron el fundador del pago, sus hijos y nietos, y fue convertida en museo.¬† Sus espacios est√°n impregnados de peque√Īas historias de vida: la Casita de las Mu√Īecas, la Sala de Armas, la habitaci√≥n de Casimiro Laplacette, el Hall Central, el Comedor Principal, la Sala de Frescos, el inmenso jard√≠n y el patio trasero con los ca√Īones hist√≥ricos.

Adem√°s, el Paseo del Ferrocarril incluye la Garita Norte, cerca de la plaza de Las Am√©ricas; el cartel de La Madrid, parada obligada para tomar una fotograf√≠as; la Mesa Giratoria, que funcionaba como sistema para girar las locomotoras, la vieja calesita, el Galp√≥n de M√°quinas, que se utilizaba para reparar vagones; el Tanque de Agua, las canchas de tejo, el Paseo Gastron√≥mico: un espacio al aire libre con carritos de comidas y bancos para degustar exquisitos men√ļes al paso, y la Garita Sur.

Por las noches de verano, el sitio se transforma en un lugar de encuentro de familias con camas el√°sticas, inflables y peloteros. La avenida Roque S√°enz Pe√Īa permite conocer el Barrio Chino para dejarse sorprender con el sector poblacional m√°s antiguo del pago.

Adolfo Gonzales Chaves, la Capital Nacional del Vuelo a Vela es bonaerense

Ubicado al sudeste bonaerense, el partido de Adolfo Gonzales Chaves se encuentra a 460 kil√≥metros de la Capital del pa√≠s y est√° conformado por cuatro localidades Gonzales Chaves, ciudad cabecera del partido, De la Garma, Vasquez, Juan E. Barra y los parajes √Ālzaga y Pedro Prospero Lasalle.

Este destino turístico propone atractivos icónicos: el Circuito Histórico Fundacional, con los rincones que dieron origen a la localidad de Gonzales Chaves, capital nacional del vuelo a vela; veinte lagunas para realizar deportes náuticos, y la arquitectura monumental de Francisco Salamone: construyó el edificio municipal en 1939,  el Mercado en 1937-1939 y el Matadero en 1938..

En el Club de Planeadores ‚ÄúOtto Ballod‚ÄĚ, el segundo m√°s antiguo del pa√≠s, los vuelos de bautismo en planeador y avi√≥n son perfectos para disfrutar de los paisajes mar√≠timos y serranos desde el aire. En el predio ofrecen actividades complementarias como tenis, footgolf y pileta.

Entre la riqueza cultural del poblado se destacan la obra ‚ÄúDos rosas por la Paz‚ÄĚ del reconocido artista argentino Juan Carlos Pallarol, los museos Benito Quinquela Martin y¬† el cl√°sico Museo Hist√≥rico, con piezas antiguas que tienen m√°s de 100 a√Īos.

A 40 y a 30 kilómetros de la cabecera, respectivamente, el Pueblo Turìstico Juan Eulogio Barra es famoso por la Fiesta del Asado Pampeano y su concurso de asadores, y la localidad De la Garma por la Fiesta del Alfajor.

Rodeada de una frondosa arboleda, La Chavense, f√°brica de productos l√°cteos inaugurada en el a√Īo 1945, propone la experiencia de pasear por el museo al aire libre con m√°s de un centenar de maquinarias agr√≠colas que recrean el destino productivo de la regi√≥n, y de saborear manjares t√¨picos como empanadas, picadas, postres, yogures y dulces, en el almac√©n Rinc√≥n de Mar√≠a.

Pueblos encantadores, cargados de historias, tranquilidad, y naturaleza convidan al disfrute de sus atractivos, costumbres y calidez de sus habitantes.