Escapada ideal en Buenos Aires

Tandil ofrece un balneario natural gratuito

Tandil tiene numerosas alternativas para experimentar un verano econ√≥mico y m√°gico en varios puntos de la ciudad. El balneario de Mar√≠a Ignacia Vela, es la √ļnica y exclusiva propuesta natural habilitada que tiene el destino, para adentrarse en aguas que corren entre las piedras y desembocan en un gran pilet√≥n. A todo eso, se le suma que en este para√≠so se puede acampar sin pagar y estar en contacto absoluto con la naturaleza.

¬Ņ C√≥mo llegar?

Viniendo por la ruta 226 desde Tandil hacia Azul, se puede tomar el acceso a Gardey y a tan solo 11 kil√≥metros, a mano derecha el centro tur√≠stico y recreativo, se despliega el predio ante los visitantes. Otra opci√≥n para ingresar es a trav√©s de la ruta N¬į74, a 50 km de Tandil.
Este m√°gico rinc√≥n, con acceso a todo p√ļblico que pocos conocen, se encuentra ubicado exactamente en el camino que une las localidades de Mar√≠a Ignacia Vela con Gardey, y a 50 kil√≥metros de Tandil.


Quienes lo visitaron saben que all√≠ se concentra una energ√≠a √ļnica, adem√°s de tener la posibilidad de estar rodeado de campos verdes, fauna aut√≥ctona y la m√ļsica natural que ofrece el agua corriendo sobre grandes piedras. Si lo que busca es un destino m√°gico, diferente y seguro, el pueblo rural de Vela, puede ofrec√©rselo.
El espacio est√° rodeado de altos √°rboles con parrillas, mesas muy pintorescas decoradas con venecitas ubicadas muy cerquita del agua y un gran parque verde con juegos para los m√°s peque√Īos. Al cruzar la tranquera que separa la calle de tierra y da ingreso al Balneario, ya se respira otro aire. Hay quienes dicen que all√≠ hay una energ√≠a muy especial, diferente y que es posible volver totalmente renovado a casa. Las gigantescas piedras distribuidas en todo el amplio parque, se vuelven el lugar encantado de los ni√Īos, que al llegar se ven tentados por treparlas juntos a sus padres.


Si bien es la estrella tur√≠stica de Vela, y solo lo separan 9 km, vale la pena conocer diferentes sitios del paraje m√°s poblado, que inspir√≥ varias obras del escritor Osvaldo Soriano. Uno de ellos es el museo hist√≥rico y de ciencias naturales ‚ÄúDoctor Aurelio de Lusarreta‚ÄĚ donde se conservan elementos que reconstruyen la historia del pueblo. Tambi√©n se pueden disfrutar de varias actividades de turismo rural que pueden experimentarse previa reserva.

Un poco de gastronomía
La gastronomía marca un antes y un después, actualmente funciona una parrilla llamada Shire en Belgrano y Avellaneda, que despliega una amplia oferta de carnes asadas y está abierta al mediodía y noche. Otra opción en el Centro Social Velense, es ir a La Vera Pizza Velense a tomar una cerveza y degustar una pizza.
En cuanto a lo recreativo en el coraz√≥n de Vela se encuentra El Prado Espa√Īol, un complejo que tiene dos piletas una para adultos y otra para los m√°s peque√Īos. La entrada es totalmente gratuita y est√° abierto de martes a domingo 14 a 19 horas.

A la hora del mate vale la pena visitar la panader√≠a La Estrella Argentina, propiedad de Aida Granadal, que lleva funcionando m√°s de 70 a√Īos. Tres generaciones han pasado por la hist√≥rica esquina de San Martin y Mitre, que a√ļn sigue impactando a los turistas por su fachada antigua. El lugar, conserva la magia que llevan impresos los ladrillos de las edificaciones antiguas, y deleita a visitantes y lugare√Īos con sus panificaciones, especialmente las galletas.

‚ÄúEst√°n cocinadas en un horno a le√Īa que tiene m√°s de 90 a√Īos, eso les da un sabor especial. En Vela tenemos los bizcochitos de grasas m√°s ricos del pa√≠s y tambi√©n las tortas negras‚ÄĚ, as√≠ comenta el vecino v√©lense Marcelo Acacio.